¿Sabías que la limpieza e hidratación correcta son clave para el cuidado de tu piel después de maquillarte?

marzo 05, 2021

Sabemos que te encanta maquillarte, pero a la hora de desmaquillarnos suele ser demasiado tedioso, abrumador y muchas veces decidimos irnos a dormir maquilladas, un error gravísimo, porque, el no desmaquillarnos y no desmaquillarnos de manera correcta puede provocar la obstrucción de poros, brotes de acné, piel opaca, aparición prematura de líneas de expresión y por supuesto no queremos eso en nuestro rostro.

 

Por eso, te compartimos los errores más comunes a la hora de desmaquillarnos y la forma correcta de desmaquillarte de acuerdo a los dermatólogos. ¡Comencemos!

Errores comunes

Usar productos inadecuados, esto es el error número uno a la hora de realizar la limpieza de nuestro rostro ya que muchas veces escogemos los productos basados en moda y no los elegimos de acuerdo a nuestro tipo de piel (grasa, mixta, seca, normal, etc.) ni tampoco por la necesidad que tiene nuestra piel (hidratación, sensibilidad, control de grasa, etc.) Por eso, es importante que siempre consultes a un dermatólogo para conocer qué productos van mejor contigo.

Errores comunes

Usar productos inadecuados, esto es el error número uno a la hora de realizar la limpieza de nuestro rostro ya que muchas veces escogemos los productos basados en moda y no los elegimos de acuerdo a nuestro tipo de piel (grasa, mixta, seca, normal, etc.) ni tampoco por la necesidad que tiene nuestra piel (hidratación, sensibilidad, control de grasa, etc.) Por eso, es importante que siempre consultes a un dermatólogo para conocer qué productos van mejor contigo.

Nosotros te compartimos algunas ideas generales, pero recomendamos siempre consultar a un dermatólogo, si tienes una piel mixta o grasa, puedes usar geles o espumas, pero siempre asegúrate que no contengan activos que podrían sensibilizar tu piel. Las pieles normales pueden usar jabones, geles o leches desmaquillantes y las pieles secas o maduras, leches y aceites desmaquillantes.

No desmaquillar los ojos o los labios primero, comenzar con el rostro es uno de los errores más comunes y suele irritarse más por ser lo primero que se limpia. En este sentido comienza primero con los ojos y labios, no olvides que también deberás de desmaquillarlos con un producto especial para ellos.

No desmaquillar los ojos o los labios primero, comenzar con el rostro es uno de los errores más comunes y suele irritarse más por ser lo primero que se limpia. En este sentido comienza primero con los ojos y labios, no olvides que también deberás de desmaquillarlos con un producto especial para ellos.

Usar agua demasiado caliente o demasiado fría a la hora de enjuagar el rostro, en caso del agua caliente, usarla hace que se retire la barrera de la piel la cual nos ayuda a proteger nuestro rostro de contaminantes, rayos UV, entre otros. Además puede llegar a abrir los poros, contaminarlos y taparlos provocando imperfecciones. Ahora tampoco hay que usar el agua fría, aunque ésta revitaliza la piel y activa la circulación sanguínea no es necesaria en todos los pasos de la limpieza y puede NO quitar los restos de los productos colocados en tu limpieza. Lo más recomendable es el agua tibia.

Usar agua demasiado caliente o demasiado fría a la hora de enjuagar el rostro, en caso del agua caliente, usarla hace que se retire la barrera de la piel la cual nos ayuda a proteger nuestro rostro de contaminantes, rayos UV, entre otros. Además puede llegar a abrir los poros, contaminarlos y taparlos provocando imperfecciones. Ahora tampoco hay que usar el agua fría, aunque ésta revitaliza la piel y activa la circulación sanguínea no es necesaria en todos los pasos de la limpieza y puede NO quitar los restos de los productos colocados en tu limpieza. Lo más recomendable es el agua tibia.

Secado del rostro con toallas que todo mundo usa, no olvides que ya estas haciendo tu limpieza y no queremos que se nos vuelva a llenar de impurezas nuestro rostro, entonces, es necesario que al momento de secar el rostro lo hagas con una toalla exclusiva para tu rostro (que nadie más la use y que solo su uso sea para secar tu rostro) y también es necesario que la cambies constantemente para que siempre esté limpia y no te provoque problemas en tu piel.

Frotar el rostro solo conseguirá que irrites tu piel, lo ideal es hacerlo a pequeños toquesitos sobre la piel para que la toalla absorba de manera gentil el agua, recuerda que la piel de nuestro rostro es muy sensible por eso hay que cuidarla mucho.

Secado del rostro con toallas que todo mundo usa, no olvides que ya estas haciendo tu limpieza y no queremos que se nos vuelva a llenar de impurezas nuestro rostro, entonces, es necesario que al momento de secar el rostro lo hagas con una toalla exclusiva para tu rostro (que nadie más la use y que solo su uso sea para secar tu rostro) y también es necesario que la cambies constantemente para que siempre esté limpia y no te provoque problemas en tu piel.

Frotar el rostro solo conseguirá que irrites tu piel, lo ideal es hacerlo a pequeños toquesitos sobre la piel para que la toalla absorba de manera gentil el agua, recuerda que la piel de nuestro rostro es muy sensible por eso hay que cuidarla mucho.

Ahora que ya sabes los errores más comunes a la hora de desmaquillarnos es momento de conocer la manera correcta de hacerlo de acuerdo a los dermatólogos.

 

1.  Como ya habíamos mencionado anteriormente es importante que primero conozcas el tipo de piel que tienes porque así nos indicará qué productos usar, desde el jabón hasta el tipo de loción.

2.  Para comenzar, iniciaremos desmaquillando los ojos y/o la boca, es recomendable empezar por estas zonas y con productos formulados para esos sectores. Lo haremos con un pad de algodón, le colocaremos un poco del producto desmaquillante y lo colocamos por unos segundos en el ojo o boca para que vaya deshaciendo el producto y así sea mucho más fácil retirarlo sin necesidad de frotar las zonas, así evitamos la irritación. Una ves transcurridos esos segundos hay que hacer movimientos suaves de media luna de arriba abajo y luego circulares para eliminar toda la mascara de pestañas o labial.

2.  Para comenzar, iniciaremos desmaquillando los ojos y/o la boca, es recomendable empezar por estas zonas y con productos formulados para esos sectores. Lo haremos con un pad de algodón, le colocaremos un poco del producto desmaquillante y lo colocamos por unos segundos en el ojo o boca para que vaya deshaciendo el producto y así sea mucho más fácil retirarlo sin necesidad de frotar las zonas, así evitamos la irritación. Una ves transcurridos esos segundos hay que hacer movimientos suaves de media luna de arriba abajo y luego circulares para eliminar toda la mascara de pestañas o labial.

 

3. Después, con otro pad de algodón, podemos retirar el maquillaje del rostro (frente, mejillas, nariz, mentón y cuello) y hacerlo en movimientos circulares de adentro hacia afuera. Puedes hacerlo con agua micelar o algún desmaquillante.

Recuerda que este paso si va a ser tu limpieza final deberás realizarla de manera profunda, sin embargo te recomendamos pasar al siguiente paso para tener un rostro limpio.

 

3. Después, con otro pad de algodón, podemos retirar el maquillaje del rostro (frente, mejillas, nariz, mentón y cuello) y hacerlo en movimientos circulares de adentro hacia afuera. Puedes hacerlo con agua micelar o algún desmaquillante.

Recuerda que este paso si va a ser tu limpieza final deberás realizarla de manera profunda, sin embargo te recomendamos pasar al siguiente paso para tener un rostro limpio.

4. Ahora vamos a hacer una limpieza profunda con un dermolimpiador, esto es importante hacerlo porque muchas veces el agua micelar o desmaquillante no eliminan al 100% los restos de maquillaje o suciedad. Hazlo con movimientos circulares con tus yemas de los dedos o bien puedes apoyarte con un limpiador facial como el 5 en 1 o el cepillo eléctrico, pero no recomiendan usarlo siempre ya que pueden rayar la piel. El consejo en este paso es que debes de dejar actuar el producto de 30 segundos a 1 minuto para que haga efecto de limpieza profunda y retirar el producto con agua tibia y al final secar.

4. Ahora vamos a hacer una limpieza profunda con un dermolimpiador, esto es importante hacerlo porque muchas veces el agua micelar o desmaquillante no eliminan al 100% los restos de maquillaje o suciedad. Hazlo con movimientos circulares con tus yemas de los dedos o bien puedes apoyarte con un limpiador facial como el 5 en 1 o el cepillo eléctrico, pero no recomiendan usarlo siempre ya que pueden rayar la piel. El consejo en este paso es que debes de dejar actuar el producto de 30 segundos a 1 minuto para que haga efecto de limpieza profunda y retirar el producto con agua tibia y al final secar.

 

5.  Una ves que terminamos con la limpieza, es importante aplicar los productos para hidratar y nutrir nuestra piel, debes hacerlo del más ligero al más pesado. Primero va el tónico para nivelar el pH del rostro, después un suero hidratante que puede contener algún activo para mejorar tu piel de acuerdo a tu necesidad, seguirá el contorno de ojos y al final para sellar toda esa humectación colocaremos la crema hidratante que es la más pesada.

 

5.  Una ves que terminamos con la limpieza, es importante aplicar los productos para hidratar y nutrir nuestra piel, debes hacerlo del más ligero al más pesado. Primero va el tónico para nivelar el pH del rostro, después un suero hidratante que puede contener algún activo para mejorar tu piel de acuerdo a tu necesidad, seguirá el contorno de ojos y al final para sellar toda esa humectación colocaremos la crema hidratante que es la más pesada.

Nota: recuerda que estos pasos también los puedes ocupar de día y solo aplicaríamos después de la crema hidratante el bloqueador solar. También puedes usar alguna mascarilla o exfoliante que solo se aplican 2 veces a la semana. Estos productos irán de la siguiente manera: el exfoliante después de lavar la cara y la mascarilla después del exfoliante, después continuaremos con el tónico y así sucesivamente

Muy bien, el proceso de desmaquillarnos adecuadamente no debe de llevar más de 15 minutos, es un momento clave para consentir a nuestra piel de todo el día y también para nosotras, darnos un respiro y relajarnos para irnos a dormir con un rostro hermoso.­­


¡Suscríbete a nuestro newsletter!